El diálogo interno

Home
Hacia arriba

29-05-2011

Voz original (25:28 - 39:57

Maheshji dice:

Mira, cada persona lo hace sin estar consciente de eso. Cuando uno está sólo aparecen pensamientos en tu mente porque la mente nunca está inactiva. Continuamente vienen y se van los pensamientos. Permanentemente vienen pensamientos nuevos, a veces te encuentras en el pasado, a veces en el futuro, a veces en el presente. Continuamente pasan los pensamientos por la mente. Tienes que hablar contigo. Supongamos que tú estas triste por el momento. Eso significa que por el momento tienes un pensamiento triste. Yo no logro esto o no logro lo otro, no estoy bien de salud, tengo tantos problemas en casa.  

Supongamos que tú tienes un problema con tu marido. Él te hablo de manera muy brusca.

Tú puedes sentir de que manera él ha desconcertado a tú ego. ¿Por qué te hablo de esa manera tan brusca? Yo no voy a tolerar eso. ¿Por qué debería tolerarlo? Normalmente el habla muy amable conmigo. El me quiere. 

Si hoy él me ha hablado de manera tan brusca significa que un pensamiento incorrecto lo ha influido. Esa reacción tendrá que ver con algo personal, y con eso me confronta a mí. Cuando el se ha puesto normal de nuevo me dedicaré a darle más amor para equilibrar su situación mental anormal. 

Si tú mantienes la cabeza fría, y en tu mente piensas que esa manera de comportarse va a desembocar en un buen resultado, entonces lograrás vencer las dificultades.  

Cuando él vuelva hablará de mejor manera contigo. Sólo lo pensaste, no lo pronunciaste en voz alta. Pues todos esos pensamientos alcanzan a llegar a su mente. Ese proceso funciona de manera inconsciente.

Maheshji dice: Miren, ustedes me han descrito muchos problemas y yo digo entonces, voy a rezar para ustedes. Entonces se han alcanzado buenos resultados, aunque fuese una situación difícil. Yo estoy aquí en Kanpur, el pensamiento neutraliza el problema a través del efecto del Maestro y a través del efecto de la Madre Divina. Nadie habla.

Mira, una Mujer quería divorciarse, pero todo se arregló. Ese resultado fue logrado a través de asesoramiento. El temperamento y la actitud de su marido cambiaron. Eso es de lo que estamos hablando. Como se manejan los pensamientos, eso es el punto decisivo.

Tú te haces una pregunta y en tu mente te la contestas tú mismo.

Pues en ese diálogo llega a destacarse más tu conciencia interna. Eso es una conciencia más alta, es más pura, se encuentra más cerca a la conciencia superior.         

Si tú sigues con ese diálogo interno vas a ver que tú tienes un amigo muy íntimo que está ocultado y tú no lo sabes. Alguien a quien ignoraste.

Si tú haces algo con rabia va a surgir en lo profundo de tu conciencia un pensamiento muy silencioso diciéndote: „¡No hagas eso!“ Pero lo vas a hacer. A causa de tu rabia, de tu ego, de tu ignorancia pasas por alto ese pensamiento. Pero esa conciencia más alta te advierte: „eso es tu ego, no lo hagas. “ Eso sucede muy silencioso, totalmente callado.

Si estas a punto de actuar, trata de llamar a la puerta de tu interior, de tu conciencia más alta, a la puerta de tu propia pura conciencia. Esa conciencia interna es tu mejor amigo y tu mejor consejero. Es tu compadre.

La verdad es que, tú tienes que llevarte bien con tu amigo.

·        En esto ayuda la observación de tu respiración

·        La concentración

·        la meditación, esas 3 cosas

Existen 2 grados más, Ishvara Pranidhana = entregarse a las manos de Dios y leer libros espirituales.

De esa manera se te acerca más tu compañero interno, tú te despiertas más y puedes manejar esos conflictos de mejor manera. Ese es tu mejor maestro.

Maheshji dice: Cuando yo iba a la décima clase, cuando era un niño, convertí mi conciencia en mi maestro. Yo anoté en mi diario, voy a dejarme aconsejar por mi maestro interno y en eso voy a llegar a la perfección. Eso mismo dijo mi maestro (Swami Rama).    

„Mira, lo que hay afuera, entonces encontraras las respuestas.“ (Él sólo dijo: „Look“ = Mira!)

Si tú quieres el apoyo de tú compañero interno, de ese consejero interno, de ese amigo interno, de ese socio interno, tienes que seguirle. Y trata cada vez más de hablar con él.

Tienes que diferenciar dos personalidades: la una te dice: haz eso, la otra te aconseja y te dice que no. Tienes que hacerlo así. Lo otro no es correcto, no está bien.  

Al principio te parece difícil, pero si lo practicas es lo más fácil.

Tú llevas a tu maestro siempre en ti, en ti, en ti. Esa es la verdad.

¿Tenéis alguna pregunta sobre eso?