La consciencia

Home
Hacia arriba

La conciencia del ser humano y de la naturaleza

Wolgast 12 – 09 – 2004

Voz original

Una mujer joven pregunta por un miembro de su familia. ¿Puedo hacer algo más por él como rezar?

Maheshji dice:

Si,!reza!

Todas las oraciones y las de cada uno se atenderán, si lo sabes o no.

La mente inconsciente graba la oración, graba el pensamiento. Es como enviar un SMS y el instrumento recoge el mensaje. El cerebro tiene una enorme fuerza. 

Os doy un ejemplo muy simple:

Si uno no sabe manejar el teléfono móvil, no  sabe. Él no puede mandar los SMS. Lo mismo ocurre si no nos enteramos de lo que recoge nuestro cerebro. Yo lo vi de mi Maestro, Theo lo puede afirmar.

 Nosotros también tenemos la misma fuerza pero no podemos recogerlo porque nuestro instrumento no es tan puro. No sabemos cómo tratarlo. A veces lo intentas pero no consigues la conexión.

Este instrumento nunca está defectuoso. El cerebro tiene una enorme fuerza.

En el cerebro están guardadas muchas informaciones y el cerebro pone a disposición inmediatamente esas informaciones.

Ella comprende y sigue rezando.

Rezamos cuando llegó la marea. Conocéis el resultado: terminó la destrucción causada por la marea.

La oración de las masas es importante.

Mi Maestro tiene la fuerza de cambiar la dirección de un tifón. De qué manera obedecerá la naturaleza a los grandes Santos.

Piensa en Moisés cuando  dividió el mar rojo en dos partes y como cruzó el pueblo el mar. No se puede negar la fuerza de los Santos.

Si intentas comprender estos acontecimientos, los acontecimientos alrededor de Moisés que dividió el mar en dos partes, los acontecimientos alrededor de mi Maestro entonces estás en situación de comprender que la naturaleza tiene la misma sensibilidad para comprender.

¿Cómo y porqué el gran tifón pudo cambiar su dirección?

Confianza es la condición.

Eso es una actitud superior, es una filosofía  superior que os he enseñado. Una persona normal no lo sabe.

El viento es capaz de escuchar, el tifón es capaz de escuchar, el mar es capaz de escuchar, cada átomo tiene la misma conciencia.

Mi Maestro mayor habló con los cuchillos y los tenedores.

Mi Maestro habló con los pájaros, con los árboles y con los ríos. La ganga (Mother Ganga) le sirvió una fuente cuando tuvo hambre y nunca se vaciaba. Él tuvo todo el alimento  que quiso de ella.