Miedo de la depresión

Home
Hacia arriba
El estrés

Una mujer joven sufría ya dos veces una depresión fuerte, tiene miedo de que se repita. Pregunta a Maheshji. Maheshji dice:

18-07-2009

Voz original (10:53 - 29:15)

“Mira, cuando llega una persona a una Depresión, la depresión sale de la ignorancia.

Mira, nadie es capaz de ver su vida pasada. Cuántas veces se alternan grandes tristezas y grandes felicidades. Sí lo observas correctamente, entonces es lógico. Así fue en el pasado y ahora se trata del futuro, a veces sientes alegría a veces melancolía. Así es el ciclo natural de cada persona, es igual si es un rey o una persona pobre. La gente no sabe qué va a pasar y por qué se a poner melancólico; en realidad eso es un regalo, una bendición de Dios.

Pues cuando ocurre esto, ocurre por una fuerza divina. Has tenido esta vida humana para experimentar la verdad superior. Pero cuando uno está feliz no piensa sobre este tema.

Dios ha creado en este mundo 8,4 millones de especies. (Seres humanos, pájaros, serpientes, peces, montes, planetas, galaxias, el universo, en total 8,4 millones de especies. Y antes de que tú te convirtieras en un ser humano has recorrido todas las especies.) Eso significa, que te mueves  en distintas envolturas (especies), una especie es solo una vestimenta.

1.     Solo como ser humana eres capaz de superar este ciclo de nacimiento y renacimiento.

2.     Como ser humano puedes experimentar quién eres; ninguna otra especie es capaz.

3.     Solo en la vida de una persona eres capaz de reír.

4.     Puedes pensar. (Solo las personas son capaces de pensar.)

5.     Puedes decidir qué quieres hacer y qué no; solo los seres humanos son capaces de hacer eso.

Si eres toda la vida feliz, entonces malgastarás esa vida tan valiosa en una especie tan extraordinaria con acciones incorrectas. Por ejemplo el interés por cosas pasajeras.

 

Mira, has tenido en tu vida situaciones difíciles y te has decidido por el camino espiritual. Cuando vives un acontecimiento, no dejes que tu corazón  se emocione; deberías estar agredecido a Dios. Deberías estar agradecido con el dolor, él te hace avanzar.

Nuestra ignorancia produce este sentimiento de tristeza, y hemos desarrollado el deseo querer ser siempre felices. Cuando ahora tienes la ocasión de saber la verdad, entonces deberías seguir este camino y practicar.

Deberías practicar para conocerte a ti mismo, para conocer la verdad, para iluminar tu interior.

En el Evangelio de San Juan, Jesús dice:

“Permanece en silencio y conócete a ti mismo.”

No nos dice cómo llegar al silencio, pero eso es lo importante.

Este camino (por el que vamos nosotros) es muy fácil y se camina sobre el sonido, Deeksha. (Deeksha es la enseñanza personal de maestro a alumno.) Deeksha funciona sobre un mantra y tú te concentras en él.

  1. De esta manera puedes lograr paz mental
  2. De esta manera puedes ver la luz interior.

Hasta que no eres capaz de notar la luz interior, no eres capaz de reconocer la verdad. No puedes distinguir lo que es correcto y lo que no.

Habitualmente la gente distingue entre correcto e incorrecto por su voluntad. Pero si tienes la luz interior eres capaz de ver la verdadera verdad. Pero si no puedes verlo, ¿cómo puedes elegir el camino de la verdad? Los emperadores romanos prohibieron que se siguiera el camino de Cristo: “Entrégate a mi.” Pero la luz interior había iluminado a Cristo por eso él sabía lo qué era correcto.

Para alcanzar este objetivo Deeksha es importante pues no tenéis un fondo tan espiritual como el que existe en la India. Por la gracia de mi Maestro he elegido este mantra, sí sigues este sonido te entregas totalmente en la mano de Dios. El mantra de Deeksha es de verdad el camino de la entrega a Dios con la oración. Maheshji recita palabras de la Bhagavad Gita y dice, estas son palabras de Dios:

“Cuando alguien se entrega a mi en cuerpo y alma, le perdono todos los pecados.”

En este camino debes entregarte a la mano de Dios en cuerpo y alma y con todos los pensamientos.

Cuando has desarrollado perfectamente este sentimiento de entrega entonces Dios te bendice.”