Sobre Asanas

Home
Hacia arriba

23-11-2001

Mahesh habla sobre las Asanas

En la enseñanza de Maharishi Patanjali hay tres pilares específicos:

bulletLa primera es la limpieza (la limpieza del estómago y intestino) 
bulletla segunda la técnica de  la respiración
bulletla tercera los ejercicios del cuerpo.

Mahesh dice, estos ejercicios son completamente naturales. Estos ejercicios no se han inventado por la persona. Este punto es muy importante. Todos estos ejercicios los dio Dios mismo. El perro hace el perro, el gato el gato, el cocodrilo el cocodrilo, la cobra la cobra etc...

Estas Asanas existen para  mantenerse sana cada especie.

Sólo el ser humano tiene todas las Asanas a su disposición para su salud y su desarrollo. Mahesh subraya de nuevo que estas Asanas no fueron elaboradas por el ser humano. Dios dio estas Asanas a las especies y los yoguis escucharon estas Asanas de la naturaleza y las comunicaron a las personas. Ellos no las inventaron ni las desarrollaron.

Estas Asanas vienen directamente de Dios.

Todas las Asanas son un reflejo de la naturaleza. Todas estas Asanas intensifican el metabolismo, limpian el cuerpo y ayudan fundamentalmente a mantenerse sano. Quien hace estas prácticas, alcanza sin duda una salud muy estable. Quien practica estas Asanas no necesita cumplir una dieta estricta.

Sólo con estos ejercicios se llega a un óptimo estado de salud.

Estas posturas del cuerpo desempeñan un gran papel. Ellas llevan a la salud y a la paz. Esto es único en nuestra enseñanza. Y llegará el día en el que todo el mundo va a descubrir esta enseñanza.

La mayoría de los maestros de otras enseñanzas no incluyen estos ejercicios en sus clases porque eso necesita conocimientos especiales. Esto es una técnica completa para el cuerpo, la mente y el ámbito espiritual.

De esta forma vas a conocerte a tí mismo.

Vas a conocer tu cuerpo de la materia sutil y vas a conocer la verdadera fuerza, que es responsable de tu vida.

Tienes que conocer esta técnica.

Debes seguirla. En este camino puedes lograr el destino absoluto. Se trata de una técnica completa.

Una cosa es muy importante:

Cualquier persona puede escoger este camino.

Aquí no hay ninguna excepción. Cuando miras los otros caminos, Bhakti-Yoga por ejemplo, sin amor y entrega no puedes tomar este camino. Lo mismo vale para el cristianismo. El camino del cristianismo no puedes tomarlo sin amor y entrega a Jesús. Lo mismo encontraras con los musulmanes. Sin amor y entrega que tiene que ser dirigido a un Santo o a Dios no puedes tomar este camino.

Este es sólo una técnica, nada más. 

El camino de Yoga lo puedes tomar con el corazón partido. Amor y entrega no son necesarios. Son buenos, pero no son precisos para este camino.

Si practicas regularmente, vas a notar el resultado, no necesitarás nada más. Y sobre tu propia experiencia te acercas a la verdad. Pues sólo, lo hayas experimentado conocerás la verdad. Tolo lo demás no tiene una demostración sólida. Practicando los ejercicios cambia tu cuerpo, tu salud se mantiene. Practicando los ejercicios de Pranayama (los ejercicios de la respiración del Yoga) alcanzas una concentración alta y la paz interior. No hay una forma mejor de limpiarse (purificarse).

Mahesh nos habla sobre todas las especies del universo. Él dice que en el universo hay 8.400.000 clases de especies y el ser humano es una de ellas, cada clase de animal es una especie, montes, plantas, ríos, cada uno es una especie, los átomos forman una especie, incluso un fantasma forma una especie. Y todas estas especies tienen su propio Asana. Mahesh subraya que estas Asanas no tienen nada en común con la gimnasia. Las Asanas posiblemente son parecidas, pero tienen una base totalmente distinta y otra calidad. Mahesh dice, la diferencia entre gimnasia y yoga es como la diferencia entre tierra y cielo. Se trata de algo completamente distinto. Se puede decir que la distancia entre la gimnasia y el yoga es como la que existe entre la tierra y el cielo. Mahesh dice: hace dos días me preguntó un alumno: ¿por que no vas al oeste y das clase allí? Mahesh decía: no tengo el deseo de irme al oeste pues aquí tengo de todo. Yo trabajo como una fábrica de electricidad, que genera luz pero sin recibir nada por ello. Este es mi deber. No deseo nada de nadie.  No quiero obtener nada.  Mahesh dice que deberíamos tener el objetivo de vivir todos como una fábrica de electricidad. Este es muy avanzado.

Divine Mother (Gott) gibt uns Licht.

La Madre divina (Dios) nos da luz.

Él Maestro nos da luz.

Tengo que dar a todos sin cobrar nada. Mi Maestro no tomaba nada de los demás. Èl dio todo a todos.

La Madre divina no toma nada, sólo toma el amor. Y este amor debería ser el amor de un niño inocente. Todo lo que como y que siento me lo dio Dios.

Este es el néctar para mí. A través de su gracia recibo esta comida. Cuantas personas en este mundo no tienen bastante comida ni un techo. Deberíamos agradecer a la Madre divina en cada segundo que tenemos todo eso.

Mahesh dice otra vez, el gobierno de los Talibanes destruyó las figuras sagradas de Buda. Menos de dos años más tarde desaparecieron todos los Talibanes de Afganistán. Allí puedes ver que rápidamente ellos recibieron su castigo.

Theo dice a Mahesh que el día 26-11-01 tiene lugar en Bonn, Alemania la primera conferencia de Afganistán y que será muy difícil de construir un gobierno normal en este país.

Mahesh dice: son salvajes, no tienen ninguna moral. No tienen ninguna compasión. No tienen amor. Mahesh dice, que ha llegado el tiempo de que todo el mundo tiene que coger el camino espiritual. Porque hasta ahora nunca sucedió toda la paz del mundo está en peligro. Todo el mundo tiene que aprender a vivir sencilla y espiritualmente. Tienen que comprender el destino de la vida, la espiritualidad y deben dirigirse a este camino.

Dinero, propiedad, mujeres bellas, matar a otros, este no puede ser el destino de la vida humana. Hasta que no elijáis el camino por el destino espiritual, no viváis sencillamente y no tengáis buenos pensamientos, no podréis avanzar. La moral es importante. La moral ha desaparecido del planeta. Como puedes obligar a alguien sin moral a elegir el buen camino.

Todo el país de Afganistán está bajo la influencia de las drogas. Sólo con eso se arruina todo el mundo. Esta situación se tiene que acabar. Si no eliges el otro camino el amor no es posible de ninguna manera.

Mahesh dice, mira los cantantes y los bailarines. Ellos representan el baile de la destrucción. A través de ese estilo de música y esa manera de bailar se perturba la armonía del planeta. Mahesh dice, se rompen las vibraciones armónicas a propósito y así se desvía a todo el mundo. En relación con este asunto Theo menciona lo que hace dos meses le dijo lo mismo un músico de orquesta de la ópera de Hamburgo. También aquí tiene que cambiar algo fundamental. De esta manera la paz en la mente y en el ambiente es perturbada de  forma importante. Mahesh dice, la generación joven debe saberlo. En este capítulo vamos a profundizar más en el contexto del mundo del sonido.

Mahesh dice, los bailes indios y la música india son naturales y se trata de una música natural. Aquí se mueven las melodías y los movimientos de los cuerpos se corresponden con el natural flujo de la energía, quiere decir de forma totalmente armónica. En el baile se usan varias mudras (posturas de las manos). Este aumenta la expresión de manera natural y de forma armónica. Hay formas espirituales de baile, Señor Shiva representó un baile. Estos bailes son bailes sagrados, no producen excitación, sino que conducen a una paz profunda. Este tiene un sentido muy distinto al concepto que nosotros tenemos de baile. Esa es la belleza del baile indio. Esta forma de baile nos lleva a la paz cósmica y a la paz de la mente de la generación joven. Se debe analizar cada cosa muy seriamente y dirigirlo a la paz de la humanidad. No es el sentido de la vida comer, dormir y tener sexo, así es la vida de los animales. El ser humano es la criatura más desarrollada. Debemos comprender la responsabilidad que tenemos por eso y el sentido de nuestra vida. Este es el deber de nuestra sociedad y de todas las naciones.